ÁCIDOS GRASOS TRANS

ÁCIDOS GRASOS TRANS

grasas-trans-2

Seguro que habéis oído hablar de los Ácidos Grasos Trans. En este artículo hablaremos sobre ellos: que son, en que alimentos se encuentran y que efectos tienen en nuestro organismo. Nos interesa saberlo porque probablemente, los consumimos diariamente.

QUÉ SON LOS AGT

Sin adentrarnos  en nociones de química, basta decir, que los ácidos grasos de los alimentos, por lo general, son cadenas de átomos de carbono lineales, es decir sin ramificaciones. Se denominan CIS y son insaturados.

Cuando estas cadenas se ramifican,  se denominan TRANS, y pueden ser saturadas o insaturadas.  Las primeras tienden a solidificarse en nuestra sangre y las segundas fluyen sin dejar depósitos.

La forma en que el cuerpo metaboliza los ácidos grasos CIS y TRANS, es muy distinta.

DONDE HAY AGT

Aunque los AGT, pueden estar de forma natural en pequeñas cantidades, en la carne  de ternera, cordero y cerdo y en la leche de rumiantes, por lo general,  son compuestos que suelen formarse en los productos procesados, cuando la industria alimentaria  a través de un proceso llamado hidrogenación, convierte una grasa líquida en sólida.

Cuando estudié Dietética y Nutrición, en el año 2000, no se sabía exactamente, lo que ocurría en nuestro cuerpo al ingerir AGT.

En aquella época, productos como la margarina inundaron el mercado, con supuestas virtudes frente a  la mantequilla, a la que se quería sustituir por sus grasas saturadas y su consiguiente riesgo de hipertensión, obesidad y cardiopatías.

Sin embargo, aquella margarina, lejos de ser la versión ligera de la mantequilla, no sólo tenía aproximadamente, la misma proporción grasa que esta, sino que se metabolizaba con mayor dificultad y dejaba a su paso adheridas en nuestros tejidos, gran cantidad de sustancias grasas, y algunas tóxinas (furanos y acrilamidas).

Volviendo a los AGT, en el año 2006, ya se sabía que este tipo de ácidos grasos, aumentaban el riesgo de enfermedades cardiovasculares, hasta el punto, que en EEUU, la FDA recomendó reducir su ingesta.

En Dinamarca se prohibió comercializar los productos que llevaran más de un 2% de AGT. Sin embargo, el resto de Europa, aunque su legislación alimentaria  suele ser más estricta que la americana, no ha tomado en esta caso, medidas tan contundentes.

acgr-transEFECTOS DE LOS AGT EN NUESTRO ORGANISMO

La repercusión que el consumo de AGT, tiene en nuestro cuerpo, se puede resumir en los siguientes puntos:

  • Restan elasticidad a nuestras membranas celulares y pueden afectar a las actividades enzimáticas asociadas.
  • Disminuyen la oxigenación de los tejidos.
  • Dejan a su paso sustancias tóxicas.
  • Se ha demostrado que compiten en el organismo con los ácidos grasos esenciales, por lo que pueden provocar su déficit.
  • Afectan al sistema inmunitario.
  • Afectan a la agregación plaquetaria y a la función vascular.
  • Provocan un aumento del colesterol LDL y una disminución del HDL.
  • De los puntos anteriores, se deduce que el peligro de accidente cardiovascular tras su consumo, es al menos equivalente al de las grasas saturadas.

Ante semejantes datos bien constatados, parece ser, que las margarinas actuales han sido mejoradas. Llevan mayor proporción de grasas insaturadas e intentan evitar sustancias de las que ya conocemos los riesgos.

Personalmente, creo que es preferible, paladear una deliciosa mantequilla de vez en cuando, y consumir a diario,  aceite de oliva o aguacate, que cuando está maduro, se unta igual por su gran cremosidad.

Dedicaremos un  posterior artículo, a hablar  de las virtudes y contraindicaciones de este fruto del aguacatero, originario del centro de Mëxico y Caribe.

La realidad actual es que los AGT, aunque hayan disminuido su presencia en las margarinas, para conseguir mejor aceptación por parte del consumidor, siguen estando presentes en los productos de repostería industrial, patatas fritas y precocinadas, palomitas, sopas deshidratadas, helados, pizzas, galletas, leche entera y derivados, salchichas, hamburguesas. Productos, todos ellos como sabemos, demasiado presentes en la dieta convencional.

La conclusión final, es que debemos evitar estos prodcutos  procesados, salvo que especifiquen que no contienen Ácidos Grasos Trans

Algunos diréis que la vida no tiene gracia sin ellos, pero, estaréis de acuerdo conmigo, en que unas patatas naturales son infinitamente más sabrosas que las sacadas de una bolsa. Lo mismo ocurre con una sopa casera, o un helado o pastel de pastelería de toda la vida, respecto a las marcas comerciales por tod@s conocidas.

Merece la pena, recuperar la ilusión por hacer un bizcocho casero de vez en cuando, una base de pizza o de hojaldre.

Está claro que  sin comestibles basura, se gana en sabor y en salud. No lo dudéis.

slide_7

En Dietyst se conjugan la ciencia de la alimentación y el arte culinario
Disfruta de nuestras propuestas dietéticas, consejos y recetas

btn01_roll

REFERENCIAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Comentar