SAL DE MESA

SAL DE MESA

thLo que conocemos por sal, es un compuesto formado por sodio y cloro, que se suele obtener del mar, de manantiales de agua salada o de minerales como la halita.  

El cloruro sódico o sal de mesa, tiene apariencia de cristal blanco. Ha sido símbolo de riqueza, se ha usado como moneda de cambio. Su capacidad conservante ha resultado muy provechosa y ha sido la especia más utilizada en la historia de la humanidad.

Sin embargo, hoy día es un ingrediente problemático acusado de dar lugar a patologías y de empeorarlas en las personas que las sufren. Vamos a ver por qué.

El sodio es un elemento que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. De hecho, regula los líquidos corporales, el volumen sanguíneo y la presión arterial. Interviene también junto con el potasio en el impulso nervioso que coordina la contracción muscular.

Pero una vez más, en la medida está la clave y ahí es donde radica el problema, porque un consumo excesivo de sodio, eleva la presión arterial y puede desencadenar enfermedades cardiovasculares.

Este exceso, es realmente corresponsable del aumento de estas enfermedades y a su vez, la dieta convencional es la causante del abuso, porque está basada  en productos rebosantes de sal, además de azúcar, grasas extrañas y otros ingredientes que no vienen al caso y que los hacen más apetecibles.colorante-conservantes

La cuestión es, cómo moderar este consumo. La solución es tan sencilla como evidente: aumentando la ingesta de alimentos frescos y disminuyendo la de los productos procesados. Vamos a analizar este consejo y ver en qué datos concretos se sustenta.

La OMS, recomienda un consumo diario de 5g. de sal al día, lo que equivale a unos 2g. diarios de sodio. Esto no significa que podamos utilizar esta cantidad  a través de la sal de mesa, porque los propios alimentos frescos ya aportan sodio de forma natural. Así que de los 5g., la mitad, la debiéramos obtener del cloruro sódico o sal de mesa y la otra mitad de la propia comida.

Pero, si cuando hablamos de comestibles, nos referimos a productos procesados, el sodio no está en ellos de forma natural, sino añadida en cantidades importantes y el aporte se dispara, de tal manera que, tras su ingesta,  resulta muy difícil no rebasar las  recomendaciones diarias que señala la OMS.

Por ello, el consumo abusivo de productos industriales, nos obliga a disminuir el sodio en la cocina o mesa. Es una sencilla cuestión matemática, que obliga a restar después de sumar.

Los numerosos aditivos utilizados en la industria, (glutamato monosódico, nitrito de sodio, bicarbonato de sodio, benzoato de sodio,…), aumentan extremadamente el contenido sódico de los productos que los contienen (carnes, embutidos, verduras, sopas, salsas…).sal

Sin embargo,  el aporte de sodio de los alimentos frescos, puede llegar a sumar como máximo 2,5g., lo que nos permite añadir el resto cuando cocinamos o en él plato. Para traducir los gramos a medidas caseras, diremos que 5g de cloruro sódico, se corresponde con una cucharilla de postre de sal de mesa. Así que, siempre que nuestra dieta se base en alimentos frescos,  1/2 cucharilla al día, de sal de mesa, es adecuada. 

Aclarado este punto, para determinar  un consumo correcto de sal, hay que distinguir entre personas sanas y enfermas.

Los adultos sanos, para seguir siéndolo, dependiendo de la dieta que practiquen, deberían de consumir como máximo, 1/2 cucharilla de postre, de sal de mesa al día.  Pero insisto, si en su cesta de la compra pesan más los productos manufacturados que los frescos, deberían disminuir la cantidad indicada a la mitad.

Las personas con problemas de salud cardiovascular y los hipertensos, deben limitar el consumo de sodio,  en función de la gravedad de su patología.

Remito a estas personas a los artículos ya publicados, sobre:

  • La hipertensión,  http://www.dietyst.com/blog/dieta-hiposodica-en-la-hipertension/
  • La arteriosclerosis, http://www.dietyst.com/blog/prevenir-la-arteriosclerosis/.

sal-azul

En Dietyst se conjugan la ciencia de la alimentación y el arte culinario
Disfruta de nuestras propuestas dietéticas, consejos y recetas

REFERENCIAS

Comentar